Mensaje del rector

Lunes, 20 de abril de 2020 :: Rectorado

Estimados colegas:

La finalidad del presente mensaje es doble. En primer lugar, me gustaría darles las gracias y felicitarles por lo que han logrado y continúan logrando bajo circunstancias tan difíciles. Enfrentar una crisis de salud de esta magnitud y las consiguientes interrupciones ha supuesto un reto sin precedentes para todos nosotros. No disponíamos con antelación de una hoja de ruta que nos ayudara a salir adelante durante esta crisis: hemos tenido que abrir nuevos caminos juntos y su labor pionera en este aspecto ha sido extraordinaria. Todavía enfrentamos muchas incertidumbres, pero si seguimos adelante de forma reflexiva y firme podremos solucionar con éxito todo lo que nos queda por delante. No podemos sobrevalorar la importancia de nuestro trabajo a la hora de ayudar a los estudiantes para que continúen con su progreso educativo, por eso quiero darles las gracias, tanto personalmente como en nombre de nuestros estudiantes, por todo lo que han hecho.

A la altura del desafío

En segundo lugar, quiero destacar algunos retos que aún enfrentamos e informarles de nuestros planes actuales para abordarlos. Como ya saben, tras tener en cuenta las incertidumbres que enfrentaremos en los próximos meses, hemos pasado las dos sesiones de verano a un entorno virtual. No está claro cuándo podremos eliminar las directrices de distanciamiento social y, sin una modificación significativa de estas, la instrucción presencial resulta en extremo difícil. Gracias por sus esfuerzos en el cambio del semestre de verano a un entorno virtual, pues es crucial para permitir que nuestros estudiantes mantengan su progreso educativo y, al mismo tiempo, garantizar la salud y la seguridad de todos.

Pese a que en este momento no sabemos exactamente qué va a pasar con el semestre de otoño de 2020, nuestra esperanza es que para entonces todo haya vuelto a la normalidad y podamos darle inicio como siempre lo hemos hecho. Continuaremos dando un estrecho seguimiento a la situación durante las próximas semanas a fin de poder tomar las mejores decisiones posibles para la salud y la seguridad de todos, así como para el progreso educativo del alumnado. Sin embargo, hemos pedido a nuestras facultades que se marquen como objetivo ofrecer en línea un 25 % de su instrucción para otoño: no solo nos daría cierta ventaja en caso de tener que hacer cambios radicales para dicho semestre, sino que nos ayudaría además a acomodar a los estudiantes que quizás no estén listos para regresar a la universidad.

Tampoco sabemos exactamente cuándo podremos dejar de trabajar a distancia y regresar a la universidad. Mi conjetura (y a estas alturas se trata solo de una suposición) es que se tratará de un proceso gradual por etapas que se llevará a cabo durante varias semanas o incluso meses, pero hasta que no tengamos más claro el progreso del COVID-19 y haya más disponibilidad de pruebas (entre ellas las de anticuerpos), no podremos tomar esta decisión. Nuestra preocupación principal continúa siendo su salud y seguridad.

Planes de futuro

Por último, como la mayoría de ustedes saben, la pandemia ha tenido consecuencias enormes para la economía de nuestro estado y nuestra nación. Los ingresos estatales han caído en picado debido al importante descenso tanto de la recaudación por impuestos sobre ventas como del precio del petróleo. Todo esto va a tener un impacto sustancial en UTRGV y, en términos generales, en la educación superior en Texas. A estas alturas, parece claro que se producirá una reducción importante de nuestras asignaciones estatales, quizás igual al 15 % o incluso superior (es decir, unos 25 millones de dólares). La buena noticia es que lo vimos venir desde finales de febrero y comenzamos a programar la absorción de dichas reducciones, sin dejar de proteger todo lo posible los puestos de trabajo de profesorado y personal, así como de los estudiantes que trabajan en la universidad. Implementamos una congelación de contrataciones y un barrido de los salarios libres de cargas, además de establecer ahora un barrido de fondos intactos de viajes (a excepción de los destinados a desplazamientos interuniversitarios) para capturar el 15 % de nuestras asignaciones en caso de que se nos exija la devolución de ese dinero al estado. En las próximas semanas escucharán historias de horror acerca de la repercusión de los problemas presupuestarios en otras instituciones; sin embargo, a diferencia de ellas, nosotros no tendremos que tomar medidas draconianas gracias a nuestra planificación anticipada y a nuestras decisiones. En las áreas que se mantienen en parte con los ingresos clínicos existe la posibilidad de reducciones en la fuerza laboral, pero no prevemos reducción alguna en otros ámbitos.

Reconocemos que el barrido de salarios ha causado cierta preocupación acerca de la situación laboral de los estudiantes que trabajan en la universidad. Estamos comprometidos a honrar todas las obligaciones laborales adquiridas con el alumnado esta primavera. Si sus departamentos requieren la asignación de fondos adicionales para hacerlo, favor de informar de ello a la Oficina de Planificación y Análisis. Como estamos asimismo comprometidos con la creación de oportunidades laborales para nuestros estudiantes este verano, hemos designado ciertos fondos para garantizar esas ofertas de trabajo; favor de presentar sus solicitudes a Recursos Humanos antes del 24 de abril. Sabemos que este proceso es diferente al de veranos anteriores, pero en esta época sin precedentes hemos hecho lo posible para designar fondos de apoyo a nuestro alumnado mediante la creación de empleo estival. Daremos prioridad a los estudiantes que están matriculados a tiempo completo, ya que esto les permitirá continuar avanzando en sus estudios y a la vez ganar dinero para hacer frente a los costos en tiempos tan inciertos.

Más ayuda financiera para el alumnado

Hay algunas buenas noticias con respecto a la ayuda financiera para nuestros estudiantes. Como quizás ya sepan, UTRGV va a recibir unos 34 millones de dólares en fondos federales de estímulo gracias a la Ley de Ayuda, Asistencia y Seguridad Económica contra el Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés). Vamos a usar aproximadamente tres cuartas partes de dichos fondos para apoyar directamente a los estudiantes a fin de que continúen con su progreso educativo y puedan a la vez hacer frente al impacto de la pandemia en el costo continuado de los estudios. El resto va a (1) usarse para necesidades de infraestructura relativas a la pandemia según lo permitido de conformidad con la Ley; (2) asignarse a la Facultad de Medicina (que, como saben, ha sido crucial en el aumento gradual de las pruebas en El Valle del Río Grande) para cubrir parte de los costos por la pandemia: y (3) usarse para cubrir otros costos según lo permitido de conformidad con la Ley. La Ley CARES no permite el uso de fondos para salarios o gastos operativos directos, ni tampoco en lugar de dinero que se deba regresar al estado. Sin embargo, es difícil imaginar algo más importante que nuestros estudiantes, quienes siguen enfocados en sus objetivos educativos. El Programa de Ayuda de Verano para el alumnado que anunciamos la semana pasada es solo un ejemplo de cómo vamos a usar los fondos de la Ley CARES para apoyar a nuestros estudiantes.

Oportunidades por delante

A pesar de ser un momento muy difícil para la educación superior, las consecuencias de la pandemia del COVID-19 pueden crear algunas oportunidades para nosotros. Ahora que muchas instituciones de todo el estado y del país enfrentarán un descenso en su alumnado y reducciones presupuestarias severas, tenemos la oportunidad de avanzar y cambiar nuestra postura respecto a las fórmulas de financiación. Mientras esas instituciones se preparan para ese descenso a lo largo del próximo año, nosotros prevemos un aumento de nuestro alumnado: esto significará que nuestros estudiantes continúan avanzando en sus estudios, que los puestos de trabajo de nuestro profesorado y personal son estables y que podemos seguir nuestro desarrollo como institución. En un momento de gran tensión y angustia, estaremos en bastante buen lugar.

Gracias de nuevo por su arduo trabajo y su apoyo a nuestros estudiantes. Continuaré poniéndoles al día sobre nuestra situación conforme nos enteremos de más cosas y las condiciones evolucionen.

Mis mejores deseos de salud para usted y su familia,

Guy Bailey
Rector

Fuente: Mensaje enviado por correo electrónico desde el Rectorado el 20 de abril de 2020.